Global

‡ In these countries please contact our distributor

Economía de la salud

economiaAnte la creciente concienciación sobre los costes de los sistemas de atención sanitaria, abarrotados de vendajes o apósitos para heridas que no siempre son fáciles de diferenciar, cada vez es más importante comprender los principios básicos de la economía de la salud para utilizar este tipo de estudios como una valiosa herramienta más en nuestros procesos diarios de toma de decisiones.

¿Qué es la economía de la salud?

La economía de la salud es una disciplina que se dedica a evaluar los costes y los resultados sanitarios dentro del sistema de atención sanitaria con el fin de permitir la toma de decisiones más informadas. Nos permite medir cuánto cuesta realmente un producto, teniendo en cuenta no sólo su precio de compra, sino también los efectos que tiene en factores como el tiempo de enfermería y los resultados sanitarios. De esta forma, podemos comparar la eficacia de un producto con la eficacia de otras alternativas de tratamiento disponibles tanto en términos clínicos como económicos. Las prácticas y los productos que pueden reducir las complicaciones, el tiempo de hospitalización o el tiempo de enfermería, o bien reducir los costes o mejorar los resultados sanitarios, tendrán probablemente resultados positivos desde el punto de vista de la economía de la salud. Esto significa que los beneficios económicos de tratar a un paciente con un producto concreto compensan el coste del producto. Normalmente ocurre que lo que es correcto desde el punto de vista clínico para el paciente produce también el mejor resultado económico. Ésta es la economía de un buen tratamiento de las heridas.

¿Por qué debemos utilizar la economía de la salud?

La presión presupuestaria que sufren los sistemas de asistencia sanitaria es mayor que nunca. Con menos dinero y más pacientes que tratar (debido a factores como el envejecimiento de la población, los elevados precios de la nueva tecnología, las mayores expectativas de los pacientes, etc.), los sistemas sanitarios necesitan productos que sean rentables.